APRENDIZAJEALFA.COM.VE



Continuar
AMPLIACIÓN DEL PROYECTO ALFA 

NIVEL I:

Desarrollar velocidad, ritmo y control mental. Percepción, atención y concentración.

El primer nivel tiene como objetivo el desarrollo de los procesos mentales básicos:Velocidad, ritmo y control mental y adquirir conductas sincronizadas y fluidas que garanticen una acción eficaz. Este desarrollo psicomotriz es fundamental porqueactiva los mecanismos de desarrollo y crea las condiciones ideales para el aprendizaje y la adaptación.

Se trata de eliminar esquemas mentales obsoletos y reemplazar caminos viejos y tortuosos por autopistas mentales que permitan la circulación fluida de la información.

Para desarrollar velocidad, ritmo y control mental es necesario realizar un entrenamiento en base a ejercicios sencillos pero eficaces, que tienen el poder de liberar la mente de mucha “basura mental” Esta higiene mental produce una sensación de bienestar y de poder que genera autoestima, seguridad y decisión.

A medida que la mente se vuelve más fluida, surgen en forma natural el interés, la atención y la concentración. Es como si la mente despertara de un sueño y tomara conciencia de la realidad de la vida. Ahora están dadas las condiciones para intentar con éxito el segundo nivel.


NIVEL II:
Lectura veloz, comprensiva, analítica...

La velocidad, el ritmo, el control mental, el interés, la atención y la concentración logrados no tienen sentido si no se aplican a la lectura. La lectura es el camino que conduce al conocimiento, al desarrollo, a la libertad y a todos los demás bienes que de ellos se derivan.

La lectura veloz debe convertirse en un hábito automático, de modo que la mente quede libre para centrarse en la comprensión.; por tanto, en principio, la lectura veloz tiene como único objetivo familiarizarse con las palabras para reconocerlas en forma instantánea.

Una vez dominados los automatismos de la lectura veloz resulta más fácil la lectura comprensiva; pero, la comprensión depende del nivel de conocimientos que tiene la persona y de la correcta organización de los mismos, lo cual permite procesar la información con rapidez y eficacia.

El pensamiento del hombre es verbalizado, es decir que pensamos e imaginamos en base a palabras. La palabra es el código utilizado por el pensamiento, pero, de poco sirve este código si no se utiliza para desarrollar el razonamiento superior en todas sus facetas ( Razonamiento verbal, abstracto, lógico, etc.

 

NIVEL III: Desarrollar razonamiento verbal, abstracto, lógico, numérico, espacial y tecno - mecánico.

El desarrollo de la inteligencia es fundamental para que surja la conciencia y la motivación al desarrollo. La inteligencia no es algo abstracto, es una capacidad concreta, muy compleja, que tiene como función dirigir la vida hacia el desarrollo, el éxito y la felicidad.

El desarrollo y el poder de la inteligencia dependen de la clase de programación y del entrenamiento a que es sometida.

Lo ideal sería que los seres humanos desarrollaran todas las facetas de la inteligencia pero ésta es una tarea imposible, por tanto, vamos a centrarnos en el desarrollo de los aspectos más importantes, como son: El razonamiento verbal, abstracto, lógico, numérico, espacial y tecno-mecánico.

Ahora bien, de poco sirve la capacidad de razonar si no la aplicamos al estudio, a la adquisición de conocimiento.

 

NIVEL IV:

Técnicas y hábitos de estudio.

El estudio es un proceso que supone la participación activa y sincronizada de numerosas capacidades: Interés, velocidad, ritmo, control, percepción, atención, concentración, lectura, razonamiento, selección, memorización y expresión; por tanto, las técnicas de estudio se reducen al hábil manejo de cada una de estas capacidades.

La lectura es importante porque aporta información, pero el estudio proporciona conocimiento organizado y crea estructuras mentales sólidas que sirven de plataforma para construir el edificio mental; sin embargo, los sistemas educativos del mundo son, en general, muy represivos y estandarizados; se limitan a prepara personas sumisas y productivas que encajen en los esquemas sociales y económicos establecidos. Las consecuencias de esta alineación es la pobreza mental y física que aflige al mundo.

Necesitas abrir los ojos a tiempo y elaborar un plan de estudio y de lectura que te aporte los conocimientos necesarios para ascender a niveles superiores de desarrollo.

Ahora bien; el conocimiento sirve de poco si no somos capaces de expresarlo de alguna forma. Las oficinas y los cerebros están llenos de proyectos que jamás verán la luz; por tanto, necesitas encontrar la forma de expresarte con claridad, fluidez y precisión. Existen muchas formas de expresión, a través de las cuales las personas manifiestan el poder de su inteligencia, como son: La oratoria, la redacción, las artes, la decisión, el liderazgo, etc.

NIVEL V:

Oratoria.

Entre todas las expresiones mencionadas la más importante es la oratoria. Todos necesitamos vender algo para obtener beneficios con los cuales comprar “cosas” para satisfacer nuestras necesidades; pero nadie puede vender algo, si antes no logra convencer de las bondades del producto.

El mayor poder del mundo ha sido, es y será la palabra. Además, vivimos en una sociedad de competencia, en la cual, la imagen personal es fundamental. Una persona que tiene una voz clara, consistente, fluida, vibrante y cálida, expresa claridad mental, seguridad y decisión. La gente respeta y admira a esta clase de personas, porque sabe que detrás de esa voz se encuentra una persona exitosa que sabe definirse en la vida.

Cómo puedes observa, no hablamos de una oratoria de charlatán, sino, de una oratoria que es la expresión de una persona desarrollada. Una oratoria capaz de estimular, de convencer y de motivar.

 

NIVEL VI:

Desarrollo, éxito y felicidad

Todo lo expuesto hasta el momento es importante, pero ¿Cuáles son los beneficios concretos de tener fluidez mental, saber razonar, tener conocimiento y hablar bien ?

Muchos utilizan estas habilidades para lograr una profesión, un estatus social y riqueza. A simple vista, este objetivo es razonable; pero, en el fondo, contiene un error de base: El no establecer como prioridad el desarrollo de sí mismo. Este error se paga muy caro, a lo largo de la vida, en forma de vacío y frustración. Son demasiados los profesionales “exitosos” que se lamentan de haber descuidado su desarrollo humano; sobre todo, porque saben que no les exigía ningún esfuerzo extra, sólo era cuestión de incluirlo en la programación general de su vida, pero nadie les informó de esta posibilidad.

La frustración de la mayoría de los profesionales es inmensa; bajo su éxito aparente ocultan una insatisfacción profunda, debido a la falta de desarrollo humano. Esta realidad motivó hace muchos años programas de calidad total. En la actualidad, todas las empresas de avanzada han incluido en su organización tres conceptos fundamentales: Visión, misión y calidad total. Tal vez no lo hacen por razones humanas, sino, porque es una necesidad para sobrevivir y progresar; pues, sólo las personas desarrolladas tienen el poder de producir soluciones eficaces.

El desarrollo humano depende básicamente de la asimilación de conocimiento y sabiduría, de principios y valores; pero vivimos en un mundo materialista y pragmático, obsesionado por el logro de riqueza, de poder y de placer ; son pocos los que aman el conocimiento y, menos aún, los que aman la sabiduría y los valores.

Para llevar a feliz término este proyecto es necesario realizar una programación correcta que comienza por:

Definir tu filosofía de la vida ( Ideas, principios y valores ). La decisión nace de la convicción. Cuando estés convencido nadie podrá detenerte o desviarte de tu camino hacia el éxito.

Definir tu actitud emocional. Manejar los sentimientos en forma positiva. La inteligencia emocional es fundamental. El amor es la fuerza que mueve el mundo. Sin amor todo se paraliza; por tanto, necesitas aprender a amar intensamente lo que haces.

Desarrollar hábitos fluidos y eficaces. El éxito en cualquier actividad depende de hábitos fluidos y eficaces.

Método. La palabra método significa: Camino que conduce a la meta. Existen muchos caminos que llevan a todas partes, pero sólo uno conduce al desarrollo, al éxito y a la felicidad. Ese camino debes encontrarlo tu mismo.

Si quieres triunfar, necesitas definir cuál es tu visión y tu misión; es decir, para qué vives; qué piensas hacer con tu vida para ser un triunfador de verdad; para que no te ocurra como a tantas personas que lucharon durante toda su vida por objetivos que creían importantes y al final sólo les quedó fracaso y desilusión.

A la hora de aplicar el método no debes pensar en corregir fallas, porque no terminarás nunca, sino en desarrollar capacidades. Estudios realizados entre gerentes de todo el mundo indican que, los gerentes de empresas exitosas no pierden tiempo en recuperar áreas o personas que no funcionan; su objetivo es potenciar las áreas y personas que funcionan bien; mientras que, los gerentes de países subdesarrollados se preocupan más por subsanar las fallas. Son dos visiones muy distintas; una conduce al éxito y la otra al fracaso.

En el teatro de la vida cada individuo elige el personaje que desea representar. Una vez elegido, el cerebro se programa para hacer suyas las cualidades del personaje. Puedes elegir ser un esclavo, un bufón o un rey. La mayoría de las personas se deciden por papeles insignificantes debido a su baja autoestima; pasados los años se sienten frustradas y culpan a la vida de su desgracia. El teatro aún no ha terminado y la vida te permite rectificar. No seas cobarde, elige un papel digno y da a tu vida un sentido y un valor que te llene de verdad.

Todo lo expuesto deberías integrarlo en un proyecto de vida.
Recuerda que, el mayor proyecto de tu vida eres tú, todos los demás proyectos sólo tienen sentido en la medida en que contribuyen a tu verdadero desarrollo y felicidad.


PROYECTO DE VIDA

Mucha gente fracasa, a pesar de sus esfuerzos, porque no tiene un proyecto de vida que integre su acción. El proyecto de vida permite tener una visión de los objetivos fundamentales, establecer prioridades y no perder el tiempo en actividades inútiles.

El proyecto de vida es como un mapa de ruta. Te informa del camino a seguir para llegar a la meta y te advierte si te desvías. Sin mapa de ruta resulta difícil llegar a destino y sin un plan de vida es imposible alcanzar el éxito.

El proyecto se convierte en programación mental y el cerebro se pone en acción y comienza a trabajar sin descanso a nivel subconsciente, para crear las condiciones físicas y mentales, de modo que se den los hechos en el tiempo programado.

El proyecto debe ser amado y deseado intensamente y debe ocupar el centro de la mente, pero no debe convertirse en obsesión. Este proyecto no es estático ni definitivo; es flexible y debe mejorar, a medida que te enriqueces con nuevas experiencias.

El proyecto es una semilla, necesita abono y riego de por vida. Para asegurar y acelerar el éxito, es conveniente que dediques todos los días unos minutos a pensar, analizar, visualizar, mentalizarte y crear respuestas cada vez más eficaces.

Resulta muy efectivo el programar las actividades del día siguiente antes de acostarse, con el fin de que el cerebro las vaya trabajando durante el sueño.

Trata de ser lógico, constante y paciente; porque todo tiene su proceso.
! Ah ¡ y, haz un proyecto que alcance por lo menos hasta los cien años; no importa si no llegas a culminarlo; lo importante es “morir con las botas puestas”.

No seas cobarde. Haz de tu vida un proyecto realmente valioso. Recuerda que la naturaleza es inmensamente rica , que tú eres inmensamente sabio y poderoso y que “ el límite es el cielo ”. Sólo tenemos una vida y estamos obligados a triunfar.